Limpiador de Aseos y Griferías Arumes

Limpiador de Aseos y Griferías 1 litro
  • Limpiador de Aseos y Griferías 1 litro

Limpiador de Aseos y Griferías Arumes

3,32 €
+ IVA
Litros:
Cantidad

 

Comercio Seguro SSL

 

Envío Urgente o servicio de Logística

 

Pago con tarjeta, transferencia, paypal o contra-reembolso

 

Asesoramiento técnico: 691 848 823

Limpiador de Aseos y Griferías: devuelve a las superficies su brillo original

El Limpiador de Aseos y Griferías Arumes es un higienizante muy versátil, ya que se puede aplicar tanto en aseos (sanitarios, lavabos...), como en griferías o azulejos, consiguiendo unos efectos impecables.

Además de limpiar y desinfectar, arrastra los restos de jabón y de cal, devolviendo el brillo inicial a las superficies. Todo ello, acompañado de un olor perfumado capaz de hacer mucho más agradable cualquier ambiente.

Se trata de un producto apto para uso profesional. Está disponible para su venta en envases de 1, 5 y 20 litros.

Ficha técnica

Aspecto
Gel transparente
Color
Azul
Olor
Aroma oceánico
Densidad
1.03 ± 0.02
Ph
1.70 ± 0.30

Descripción

Limpiador de Aseos y Griferías Arumes con alto poder desinfectante que elimina los restos de cal

El Limpiador de Aseos y Griferías consigue un brillo impecable en diversas superficies: azulejos, sanitarios, lavabos, grifos.... Es decir, es válido para cualquier zona del baño. Incluso retira con facilidad los restos de jabón y de cal... Consiguiendo unas limpiezas eficaces, y con un gran poder higienizante.

En su composición, cuenta con tensioactivos que contribuyen a eliminar las manchas de una manera rápida. Además, experimenta un gran poder de adherencia una vez aplicado, por eso es un limpiador ideal para superficies verticales.

Este limpiador de aseos, grifos o azulejos perfuma el ambiente con un agradable aroma oceánico, consiguiendo una desinfección total en los baños.

¿Cómo se aplica el Limpiador de Aseos y Griferías Arumes?

Su uso es muy sencillo. Simplemente se ha de aplicar puro sobre la superficie directamente, con la ayuda de un pulverizador, paño o esponja.

A continuación, se deja actuar unos minutos y se frota según el grado de suciedad. Para finalizar, se aclarará con abundante agua.