Desengrasante Alta Alcalinidad Arumes

Desengrasante Alta Alcalinidad Arumes para limpiar planchas y hornos
  • Desengrasante Alta Alcalinidad Arumes para limpiar planchas y hornos

Desengrasante Alta Alcalinidad Arumes

11,99 €
+ IVA
Litros:
Cantidad

 

Comercio Seguro SSL

 

Envío Urgente o servicio de Logística

 

Pago con tarjeta, transferencia, paypal o contra-reembolso

 

Asesoramiento técnico: 691 848 823

Desengrasante con Alta Alcalinidad para eliminar suciedad en planchas y hornos

Este desengrasante alcalino de Arumes es un líquido de uso profesional, que limpia de manera eficaz las grasas más incrustadas en planchas, parrillas, hornos, freidoras...

Es un producto muy concentrado, por lo que consigue excelentes resultados gracias a los emulsionantes que contiene, y que hacen que la grasa se despegue y disuelva con mayor facilidad. Además, cuenta con agentes secuestrantes que eliminan cualquier mancha y suciedad.

Gracias a una limpieza eficaz, es posible mantener un aspecto impecable y como nuevo en planchas y hornos, a pesar del elevado uso que se les de.

Está a la venta en envases de 0.75, 5 y 20 litros.

Ficha técnica

Aspecto
Líquido transparente
Color
tono marrón
Olor
Característico
Densidad
1.25 ± 0.02
Ph
(al 1%) 12.20 ± 0.30
Observaciones
Miscible en agua

Descripción

Desengrasante Alcalino Arumes muy concentrado para una limpieza rápida y fácil

Se trata de un limpiador de hornos, planchas, parrillas, freidoras, etc. Cuenta con emulsionantes y secuestrantes de grasa que consiguen desincrustar la suciedad, facilitando la limpieza de las superficies.

Este Desengrasante de Alta Alcalinidad permite un uso sencillo y seguro, aunque no se recomienda sobre pinturas o aluminios, ya que podría ser demasiado agresivo para este tipo de materiales.

Se puede usar en frío o en caliente, consiguiendo incluso unos mejores efectos. Aunque está pensado para hornos y planchas, es eficaz en freidoras, parrillas, o incluso en campanas extractoras.

¿Cómo se utiliza el Desengrasante Alcalino Arumes?

Su uso es muy sencillo. Simplemente se trata de pulverizar el producto puro sobre la superficies que se desea limpiar, se deja actuar unos minutos, y se frota con una esponja húmeda. A continuación, han de retirarse los restos de suciedad como en cualquier limpieza en cocinas convencional.

Se trata de un producto de uso profesional, por lo que debe manipularse con especial cuidado.